Wife Of A Spy (Supai no tsuma)
Dirección: Kiyoshi Kurosawa. Guión: Ryûsuke Hamaguchi, Kiyoshi Kurosawa y Tadashi Nohara. Intérpretes: Yû Aoi, Hyunri, Masahiro Higashide, Issey Takahashi, Yuri Tsunematsu, Chuck Johnson, Takashi Sasano, Ryôta Bandô, Minosuke. Duración: 115 m. Año: 2020. Producción: Japón.


Algunos entienden el cine de corte clásico como algo meramente estético: correcto en lo formal pero a veces pausado y evidente hasta lo aburrido. Es el caso de este Kurosawa (nada que ver, evidentemente, con Akira Kurosawa) y su filme de espionaje en el Japón de la Segunda Guerra Mundial cuyo mayor atractivo es, precisamente, esa época del Imperio nipón y sus desmanes en China bajo su alianza con la Alemania de Hitler y la Italia de Mussolini. Pero en su desarrollo poco a poco se va cayendo...
Cinelandia.
Al escuchar ecos llegados de Venecia sobre el clasicismo en un relato de espías ambientado en el Japón inmediato a entrar en la II Guerra Mundial que había imprimido a su nuevo trabajo el director nipón Kiyoshi Kurosawa, no pude por menos que relamerme ante la posibilidad de ver un tipo de cine que ya no se estila. Pero desgraciadamente, una vez más, las expectativas generadas son una cosa y la realidad es otra, más allá (que también es importante) de lo que cada uno entienda por cine clásico; en este caso concreto, y en mi opinión, detrás de una correcta ambientación en la que ya sobresale una fotografía apagada que aporta la primera pista sobre lo que viene después, solo hay un academicismo extremo, con una narrativa lineal y monocorde que adormece con ese tono delicado que tienen los japoneses e impregna todo de una monotonía de la que resulta imposible escapar (no en vano se trata más de una historia de amor y sumamente personal contextualizada en un periodo convulso que otra cosa que nos quieran vender). Pues eso, alguna convulsión o cambio de ritmo a relato tan plomizo y melancólico no le hubiera venido nada mal...

Álex.